Dormir solo o acompañado... esa es la cuestión


Es probable que no todos los que estén leyendo esto hayan pasado por algunos problemas o beneficios que se tienen cuando duermes con alguien [hablando en el estricto significado de dormir, no de acostarse con alguien para tener relaciones sexuales como siempre lo manifiestan las películas y series].


El tener a alguien en la cama, a un lado, puede ser una de las glorias más grandes del ser humano, más si es la persona que amas. Sólo que hay pequeños grandes detalles que algunas personas omiten al comentar su "vida feliz en pareja".


Dirían algunos que la gran recompensa es que no vuelves a pasar frío, pero también llega a ser el mayor martirio: el calor no es muy agradable para otros tantos. Esa sensación pegajosa que produce el contacto de piel con piel puede resultar bastante incómoda después de 10 minutos, incluso cuando la temperatura es baja fuera de las cobijas.


Y eso es sólo uno de los contras de dormir con alguien, porque se pueden enfrentar severos retos como los ronquidos, que el otro hable dormido, que sea sonámbulo, que se despidan ciertos olores indeseables [de muchas zonas del cuerpo], que duerman a sus anchas dejando en la orilla al otro, que los destapen y pasen frío, en fin, cada uno de ustedes tendrá su propia historia que contar.


Es probable que el artista Jacob Andrews sepa mucho de este tema, pues está convencido de que hay 6 fases que comprenden el dormir con otra persona, así que se dio a la tarea de realizar sus respectivas ilustraciones con los resultados que estamos apreciando. ¿Están de acuerdo con él?


Para ver más del humor de Andrews, den click en su apellido.

[Vía Bored Panda]

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney