Graffiteando con el agua

Los graffitis les provocan dolores de cabeza a muchas personas que no les gustan, más si son sólo por el fino arte de fastidiar al prójimo. Esto es considerado vandalismo, y por ello son etiquetados los demás. No todo es así, esto sería como decir que la música es sólo ruido.

Existen muchísimos graffiteros que crean arte. En muchas escuelas públicas se ven murales impresionantes hechos con la técnica graffitera. Y para darle mayor proyección a eso de decorar las paredes, el artista francés Antonin Fourneau realizó el proyecto Water Light Graffitti que va un paso más allá.

Junto con su equipo, construyó un panel con miles de leds que se encienden al contacto con el agua. Para demostrarlo, le dio al público unas pistolas de agua, cubetas y todo aquello que contenga agua y pueda ser arrojada para que cada quien dispare su propia creación visual.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney