lunes, 18 de abril de 2016

La casita de la planta


Todos alguna vez en nuestra vida hemos tenido una plantita en nuestra casa [o por lo menos eso creemos, a menos que les provoque una reacción alérgica]. Su presencia alegra el ambiente, además de otorgar algo de oxígeno puro.




Macetas grandes, medianas y pequeñas son los recipientes que se encuentran en el piso con una gran variedad de vegetación. Su riego debe ser constante, así como su posición respecto al sol, sino se corre el peligro de que se mueran pronto.




Hay quienes son tan malos, pero tan malos que hasta los cactus se les mueren. Se dice que se debe de tener “buena mano” para hacerle a eso de la jardinería.




Lo que es muy cierto es que tener una planta o flor dentro de la casa requiere de atención y cuidados; se convierten en un integrante más de la familia [la convivencia de la flora y la fauna], aunque de antemano sabemos que su vida es corta.




El artista Jedediah Corwyn Voltz aprovecha su belleza y extensión para crear dioramas sobre ellas, sin que esto les ocasione alguna lesión.




Así como conocemos las famosas “casitas del árbol”, donde nos podemos subir y habitar temporalmente, Corwyn decide construir casitas en las plantas. Los pilares y estructura están condicionados por pequeños palitos de madera que dan forma a un bien que será habitado por seres diminutos.




La colección Somewhere Small y muestra una variedad de “casitas” con sus habitantes y mini accesorios como mesitas, pinturas, alfombras, fruteros y calentadores de carbón que hacen el lugar más acogedor.



Si quieren ver más de Jedediah Corwyn Voltz, den click en su nombre y apellido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario