Tatuajes que curan heridas


A lo largo de la historia del Indie Emergente hemos tocado un tema sensible: el cáncer. No ha sido sencillo. Tenemos una historia cercana a nosotros que nos ha marcado de por vida, pero que también nos ha hecho ver que la atención temprana salva, la insistencia de saber qué le pasa al cuerpo hasta llegar al diagnóstico final y triste.



Por fortuna, por entereza, por fuerza y por ganas de vivir, estamos contentos de estar con esta persona, pero el camino fue largo [los fatídicos 5 años]. Vimos personas en la misma situación, hicimos amigos que al siguiente día no regresaban a sus sesiones de radiación o quimioterapia porque habían fallecido.



Las y los sobrevivientes de cáncer deben ser un ejemplo a seguir. Buscar la fuerza donde no la hay, encontrarla y volverla a perder es tan complejo que el ser humano puede dejarse morir. Los procesos médicos son agotadores. El fin es uno solo: ganarle la carrera a la metástasis.


El cáncer de mama, nuestro tema, una vez superado tiene varias aristas por solucionar. La parte psicológica y la parte de la estética. Los tratamientos son la continuación de una guerra a nivel celular que dejó muchas heridas. Comienza una nueva batalla: la aceptación.



La mastectomía extirpa el o los senos dañados. En otras palabras, quitan una parte notable del cuerpo. Las cicatrices no sólo son externas, llegan a un nivel interior, al núcleo de la feminidad que puede ser trastocada por una sociedad ignorante.



Las consecuencias pueden ser desde alentadoras por ser vencedoras de una de las enfermedades más crueles hasta desdichadas por haber perdido una cualidad. Algunas llegan a pensar que dejaron de ser mujeres y buscan alejarse de los hombres ante un posible rechazo.


Una opción que conocimos [no sabemos si hay otras alternativas] fue el implante de una mama artificial. A partir de ahí se deriva la opción de tatuar el pezón para acercarse, visualmente, lo más posible a la apariencia de un seno. La persona es la única que puede decidir, es su cuerpo y sabe qué es lo que quiere para él.



Bajo el lema “El cáncer de mama no tiene que dejar la última marca” el proyecto P.Ink [Personal Ink] se da a la tarea de conjuntar a los artistas del tatuaje con sobrevivientes para darle un giro a su vida después de la enfermedad.



P.Ink ofrece una opción que no había sido explorada desde el punto de vista artístico. El objetivo es que la tinta ayude a sanar el alma. Es una nueva forma de aceptación. Cada tatuaje que es colocado en las mujeres que así lo desean, representa el espíritu aferrado a la vida, la necesidad de continuar por voluntad propia.


Los tatuajes son hechos por los mejores tatuadores, así que la calidad del trabajo es extraordinario. La belleza de los diseños sólo colabora con la maravillosa esencia de una mujer combativa, hermosa por dentro y por fuera que debe estar orgullosa de lo que ha logrado. Quizá la lucha más fuerte de su vida.



Si quieren conocer más del proyecto P.Ink, sólo den click en el nombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney