Este porno si me gusta [NSFW]


No vamos a preguntar si conocen hombres y mujeres que les gusta la pornografía, no. Les vamos a preguntar, ¿cuántos hombres y mujeres conocen que les gusta la pornografía? Que es muy distinto.


Y sí, lo damos por un hecho de que les gusta. Cifras que retoma el Instituto Alcázar de Ginecología y Medicina Reproductiva, situado en Bolivia, arrojan que el 94.73% de los hombres ven pornografía en internet. Esto de la globalización y el acceso gratuito abrió las puertas para que se masificara aún más el fino arte de soñar que uno es el protagonista.


En un principio el porno se consumía por medio de revistas, luego vino la era de las caseteras y con ella los videos en Betamax y VHS, después los suplió el DVD y sigue su camino junto al Blu-ray. La era digital está en pleno apogeo gracias no a la triple X sino a la triple W.


El consumo por medio de la red es exorbitante. Las empresas hacen hasta lo imposible porque su plantilla de trabajo se aleje; en los hogares hay candados para evitar que los hijos la vean; los smartphones y tabletas impresionan con su rapidez y alojamiento de videos eróticos. En otras palabras: la pornografía es una de las industrias más rentables del mundo. El sexo vende… y vende muy bien.


Uno de los sitios más populares es Pornhub. Aquí se pueden encontrar miles de videos gratuitos divididos en una cantidad de géneros inimaginables [literalmente]. Simplemente en el 2014 tuvo ¡78,900 millones de visitas! siendo los Estados Unidos el país que más la consume. A esos niveles se mueve la página en el mundo.


Con este gancho de Pornhub, la agencia de publicidad DDB Bolivia se encargó de hacer su primer video erótico ¡falso! para atraer la mirada de la comunidad masculina. La idea se basó en utilizar el diseño de su página con todo y reproductor de video y logo para crear una campaña contra el cáncer de mama.


La lucha contra el cáncer no se detiene, ni debe parar en ningún momento hasta que hombres y mujeres adquieran conciencia plena de que todos debemos de revisarnos, aunque lamentablemente pocos saben hacerla.


Así que bajo la consigna de que el “porno puede salvar vidas”, los de DDB utilizan la didáctica para ilustrar a los hombres de cómo pueden realizar una revisión mamaria para detectar tumoraciones o “bolitas”, aunque la secuencia inicial nos indique lo contrario.


¡Aprendamos de una vez!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney