Revelaciones oscuras


La mayoría de las personas hemos tenido alguna vez una o más fantasías donde se revelan diversos mundos que en la realidad sonarían imposibles, incluso, tendemos a reírnos de lo que la mente desea que existiera.



Los sueños son ejemplos de las jugadas que la imaginación plantea. En ellos suceden eventos tan increíbles como el poder volar, dar saltos inmensos, tener poderes, encontrarse a personas que no tienen relación alguna con el contexto y un sinfín de hechos que sólo pueden ocurrir dentro de la cabeza.



Cuántas veces muchos de esos sueños queremos llevarlos a la realidad pero resulta imposible o sucede que nos despertamos en el clímax de algo agradable y tratamos de volver a dormir para retomarlo, pero eso ya no ocurre, así que queda una sensación de desconsuelo porque sabemos que en la realidad es difícil vivirlo.



Los artistas son unos visionarios, no importa la disciplina en la que se desarrollen. Tienen una capacidad inventiva que los traslada del mundo real a otro mejor que el País de las Maravillas. Su ingenio está trastocado por neuronas que se mueven de manera diferente al común de las personas, por ello logran trabajos que encumbran el arte.



Los trabajos artísticos se mueven en diferentes vertientes de acuerdo a los estímulos de cada creador. Uno de estos artistas es Tim Lane quien decide otorgar libertad a su imaginación para plasmar sus expresiones mentales en pinturas que tienen elementos vivos que interactúan de manera íntima, expresando un mensaje introspectivo.



La naturaleza en su totalidad es el móvil de su trabajo, un pilar que soporta la calidad artística de los trazos orgánicos y la narrativa visual. Sus protagonistas, [personas, animales y objetos] cobran vida como lo hiciera “Frankestein” debido a la variedad de referencias.



Su pasión tiene una amplia concentración de nostalgia conectada con “el tema de la muerte y la evocación de sensaciones de misterio”.



Si quieren conocer más de Tim Lane, den click en su nombre.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney