Por una infancia sin conflictos



En definitiva, las guerras tienen consecuencias graves en los ámbitos económico, político, social, medio ambiente y psicológico. Por más que las grandes potencias insistan en instaurar la paz, o su ideología con todo e intereses, el pasado, presente y futuro pesan de sobremanera.


Los daños colaterales llegan a ser indescriptibles e inimaginables. En un censo de consecuencias se pensaría que se tiene la lista completa, pero no es así, cada conflicto presenta sus propias características que rompe con lo presupuestado.



El grupo más vulnerable que sufre las calamidades de las invasiones son los niños. Se torna complicado explicarles qué es lo que está sucediendo, el por qué las personas se hacen daño unas a otras, es doloroso mencionarles que también existe la maldad en las personas, derivado del abuso y ansia de poder.



Las intervenciones en su conjunto dejan millones de niños huérfanos que padecen el maltrato de opresores, viven en la hambruna y con el miedo de que la fatalidad se les vuelva a acercar.



La esencia de la niñez es la inocencia, otorgar el derecho fundamental de la paz, la tranquilidad y el sustento que merece, desgraciadamente la realidad es una muy diferente. Niños que se ven involucrados por las circunstancias en guerrillas, milicias urbanas y rurales, el crimen organizado, la prostitución y la explotación laboral, son situaciones que se ven día a día con sólo tomar un periódico, prender la televisión o consultar en internet.



El artista Gunduz Aghayev se caracteriza por hacer una crítica amplia de la barbarie humana por medio de sus ilustraciones que acusan a la sociedad de la falta de civilidad y sensibilidad ante las tragedias, tal como lo muestra su nueva colección Imagine.



La serie de ilustraciones es un compendio de deseos a favor de la infancia. En ella contrapone las imágenes reales con lo que nos gustaría que sucediera, donde no hay violencia de por medio.



La diversión, la amistad, la admiración y el amor son los ejes que mueven esta protesta pacífica, por un lado, y denuncia los actos atroces originados por un puñado de personas que buscan controlar territorios.


Para seguir más de la obra de Gunduz Aghayev, den click en su nombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney