miércoles, 5 de octubre de 2016

Padres e hijas


Ser padres es una de las experiencias más hermosas, una que conlleva una gran responsabilidad que adquirimos para toda la vida.


Cuando nos convertimos en papás, se valora más al progenitor porque nos damos cuenta del maravilloso, pero difícil papel que debemos desempeñar ante los hijos, y no importa si es niña o niño y los apretujamos y los besamos como demostración amatoria.


A veces no nos damos cuenta del verdadero significado de la paternidad o maternidad, pero la vida nos pone ejemplos que demuestran toda la verdad que esconde.


Si buscamos sinónimos de paternal encontramos las palabras: indulgente, comprensiva, condescendiente, tolerante; si además buscamos maternal nos topamos con cariñoso, cuidadoso. Y si miramos con detenimiento lo que nuestros padres hacen por nosotros o los que ya son padres y se detienen a pensar lo que son capaces de hacer por sus hijos, se cumple muy bien los diferentes conceptos y seguramente faltan muchos por agregar.


Los papás son capaces de hacer cualquier cosa por sus hijos, dar la vida entera si es necesario. Además de la vida, en casos extremos, se hacen cosas que jamás imaginaríamos que se harían. Los papás se disfrazan, cantan canciones de princesas, se dejan peinar, maquillar, vuelven a ser niños para jugar con sus hijos o hijas a guerritas, almohadazos, con tierra,  lo que sea por jugar con sus pequeños y verlos felices.


Aquí les compartimos una serie de fotos que demuestran que a los papás no les importa lo que tengan que hacer para pasarla bien y divertirse con sus hijas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario