Pixar y tú


¿Cuántos de ustedes [de nosotros] están enamorados de las historias que nos entregan las mentes extraordinarias de Pixar? Desde que en 1995 lanzaron Toy Story, el primer largometraje animado por computadora, se hicieron acreedores de los corazones visuales de las multitudes que abarrotan [abarrotamos] los cines para ver algo más que una simple historia infantil.






Aunque no solo las historias con todo y su mensaje son lo importante. Uno de los ganchos finos del éxito del estudio de animación es la creación de la figura humana, animal y fantástica que logran. La minuciosidad con la que trazan a sus personajes es impresionante y casi real. La interacción de elementos digitales encuadran a la perfección en el gusto de los cinéfilos de todas las edades.






Imaginen por un momento que los de Pixar los vieran caminar por la calle o se metieran a sus redes sociales y les gustara su personalidad física para crear un personaje basándose en ustedes. ¿Cuál sería el resultado?






Aquí les decimos que no tienen que evocarlo tanto. Para ver los resultados de la humanidad llevada a la animación, basta con que observen el trabajo de Lance Phan, un artista 3D que realiza trabajos por comisión para transformar a una persona real en un posible personaje que podría dejar una huella profunda en la cultura popular.




Comentarios

Entradas populares de este blog

El lado oscuro de las Princesas de Disney

Pintura escurridiza