Un mundo aparte


¿Se han imaginado un mundo diferente al que tenemos? Uno donde las cosas no sean como las conocemos, donde lo establecido sea algo muy diferente a lo que hemos vivido en nuestra existencia.



De repente resulta complicado materializar acciones diferentes a lo que estamos acostumbrados. Quizá el sueño más recurrente es que los autos vuelen, algo que parece cada vez más cercano a la época en la que estamos.



Muchos de estos pensamientos tienen que ver con el desarrollo tecnológico, industrial, social y económico. Pero es algo que vemos a futuro: cómo queremos que sea nuestro contexto, sobre todo para facilitar las dinámicas de trabajo, escuela u hogar. Algo parecido a lo que sucede en la caricatura de Los Supersónicos.



Para centrarnos más, de ese mundo diferente no hablamos, porque se desenvuelve por medio del desarrollo humano, entonces, diferencia no habría.



Hablamos de un mundo que parezca fantástico e inimaginable en el primer orden. Un lugar donde los perros hablaran, los edificios se hicieran grandes o pequeños según la cantidad de personas que los habiten o donde el único medio de transporte fuera a través de la desintegración molecular del cuerpo y programación de arribo.



Cómo les gustaría que fuera ese mundo, claro, siempre y cuando lo deseen. Uno que fuera al revés, el cielo la tierra y viceversa o que la gravedad no existiera o que los patos no fueran patos sino entes superdesarrollados con la necesidad de conquistar, quizá el depredador de los humanos.



Martin Roller es un artista alemán que tiene un universo menos decadente. Él imaginó un estado provocativo al paladar. Sus cambios están basados en la comida [y otros objetos] con la cual crea una serie de imágenes surrealistas que no sabemos si provocarán el hambre o por lo menos el antojo.



La reimaginación de sus elementos cuenta con objetos que tienen finalidades diferentes a lo que tradicionalmente hacemos con ellos. Cada uno los ha encontrado tirados en la calle, los recoge y transforma su función.



Para ver más obras de Martin Roller, den click en su nombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney