La tristeza de las aguas



Es indudable que el ser humano es el peor enemigo de los ecosistemas. La contaminación que produce, en todas la formas posibles, provoca que los ciclos estaciones de la Tierra cambien de forma dramática. No en balde el cambio climático se apodera de la atmósfera y  causa los desastres naturales que vemos en las pantallas de los diferentes dispositivos.




Los lagos, ríos, mares y océanos, junto con su flora y fauna, son de los más afectados por el valemadrismo y falta de conciencia de aquellos egoístas que van a vacacionar a las playas y dejan la basura en el agua o la arena. La fotógrafa inglesa Mandy Baker documenta la lenta y pasiva destrucción de las aguas producto de la cantidad de desperdicios plásticos que se integran. Sus imágenes, manipuladas por medio de Photoshop, son una demanda artística del daño que provocamos.







Comentarios

Entradas populares de este blog

Pintura escurridiza

El lado oscuro de las Princesas de Disney